Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Superando el síndrome del impostor en el mundo empresarial femenino

superar sindrome impostor

Este trastorno muchas veces puede afectar el liderazgo femenimo, sobre todo en entornos dominados por colegas varones. Por ello, es importante trabajar la autoconfianza para alcanzar con éxito el desarrollo profesional.

En el mundo actual, la competencia y las apariencias, principalmente en entornos masculinizados son un verdadero problema para el desarrollo integral de las mujeres profesionales. Y es que fenómenos como el síndrome del impostor parecieran manifestarse de manera más frecuente en el mundo laboral.

Sin embargo, resulta necesario desmitificar el real impacto de este trastorno y descifrar sus orígenes y consecuencias. ¿Quién no se ha sentido fuera de lugar en el entorno laboral a pesar de los éxitos? 

Justamente esta sensación es conocida como el síndrome del impostor, que encapsula la lucha interna de aquellos que se sienten no merecedores de sus logros.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Si bien no se trata de un trastorno clínico, se acerca más a una experiencia y un sentimiento compartido por muchas personas, evidenciando dudas profundas sobre el mérito y la autoevaluación.

El concepto fue acuñado hacia finales de los ‘70 por Pauline Clance y Suzanne Imes, quienes exploraron particularmente cómo se manifestaba en mujeres de alto rendimiento. 

A través de su investigación, revelaron que muchas mujeres exitosas atribuían su éxito a la casualidad o a errores en la valoración de otros, en lugar de a sus propias capacidades y esfuerzo.

Sin embargo, es importante reconocer que el síndrome del impostor no es exclusivo de mujeres profesionales ni de una época o contexto en particular, sino que atraviesa géneros y generaciones, afectando a un amplio espectro de personas exitosas que no reconocen su propio valor.

Autoestima en el trabajo: las raíces del problema

La génesis del síndrome del impostor se ancla en una combinación no saludable de autoexigencia excesiva, perfeccionismo y la constante comparación con otros. En entornos laborales y profesionales altamente competitivos y masculinizados, como puestos directivos u otros, la falta de redes de apoyo femeninas o el acoso y abuso laboral también son parte del problema.

En muchas instancias, los varones no reconocen a sus colegas femeninas como pares, las interrumpen constantemente o invisibilizan su trabajo. Todo ello sumado a la brecha de género desde lo ejecutivo hasta lo salarial.

Según estudios, 3 de cada 4 mujeres experimentaron síndrome del impostor en algún punto de sus carreras. Quienes padecen esta sensación suelen menospreciar sus habilidades y adjudicar sus logros a circunstancias ajenas a su control. 

Esta visión distorsionada alimenta un ciclo de duda y miedo al fracaso, atrapando a las personas en un laberinto de inseguridad autoinfligida.

Cómo superarlo a través del liderazgo y mentoría femenina

cómo curar el síndrome del impostor

Diferentes herramientas de empoderamiento y un cambio de actitud, no sólo personal sino también colectivo, contribuirá a disminuir la sensación de fracaso y promoverá el desarrollo profesional, la superación personal y la autoestima en el trabajo.

1. Reconocerse y aceptarse

El primer paso hacia el cambio es reconocer la presencia e influencia del síndrome del impostor en tu vida laboral y personal. 

Entender que muchos comparten tus sentimientos puede ser un gran alivio para comenzar un proceso de reflexión y autoconfianza.

2. Comunicación y transparencia

Considera dialogar y abrirte a compartir tus dudas con seres queridos o colegas. Este ejercicio, preparado con tiempo, puede ser liberador y dar muestras de seguridad y confianza.

Además de romper tabúes, puede entregarte nuevas perspectivas sobre tu situación y conocer la experiencia de los demás.

3. ¡No más pensamientos negativos!

Puedes desafiar y redefinir tus propias creencias limitantes y erradicar los pensamientos negativos. Tus éxitos y logros no son fruto del azar, sino de tus propias capacidades y conocimientos. Hoy, desde tu posición, es el resultado de un trabajo competente y dedicado.

4. Fija objetivos concretos

Puedes establecer metas que sean realistas y medibles. Esto te ayudará a sentir menos presión y más control de tus labores y camino profesional.

5. Busca apoyos y una red

Si sientes que las estrategias no funcionan y te estancan, puedes buscar orientación de especialistas que pueden proporcionar herramientas personalizadas. 

Por otro lado, puedes participar de diferentes grupos de mentoría para mujeres, literatura o talleres de empoderamiento y tácticas de autocuidado o reforzar tu red de apoyo de colegas, compañeras o compañeros de trabajo y pares.

Con estos consejos será más sencillo aprender a reconocer y celebrar tus propios logros. Date permiso para sentir orgullo por tus esfuerzos y resultados. Cambiando el marco de referencia podrás enfrentarte de mejor manera a los temores y miedos del mundo laboral y profesional, adquiriendo mejores habilidades de superación personal y confianza, al mismo tiempo que potencias y cultivas un liderazgo fuerte y saludable.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Categorías
cómo escoger tu primera cámara profesional
Tu lado artístico

Descubre cómo escoger tu primera cámara profesional

¿Deseas capturar imágenes impresionantes como un profesional? Empieza eligiendo la cámara adecuada para ti. Descubre cómo encontrar el equipo perfecto que te ayude a expresar tu visión creativa y alcanzar tus metas fotográficas.

Leer más >
Ideas para emprender
Emprendimiento y negocios

Emprendimiento: 3 cursos para empezar

Explora el emprendimiento con Topclass: desde manicura con «Uñas en casa: Why not?», técnicas de tejido en «Teje y emprende» hasta fotografía con Maca Achurra.

Leer más >